Saltar al contenido

Los coloridos festivales indonesios

Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo con una población que supera los 280 millones de habitantes. También es el país con mayor población musulmana del mundo, superando a otros como Pakistán o Irán. A pesar de la importancia del Islam en Indonesia, el Estado es laico. Eso supone que diferentes religiones conviven casi siempre en armonía por todo el país.

Las religiones principales de Indonesia son: el Islam, el Hinduismo, el Budismo, el Cristianismo, tanto católico como protestante y las religiones animistas y ancestrales. Este caleidoscopio religioso hace que cada isla y región del país tenga sus festivales, donde se rinde culto a una deidad, se celebra una fecha señalada del calendario, o se recuerda a los antepasados de una manera particular.

Los mejores festivales religiosos de Indonesia

Existen infinidad de festividades religiosas a los largo y ancho de Indonesia, pero a mi siempre me han llamado la atención las siguientes:

Satu Suro

La festividad de Satu Suro se celebra en la isla de Java y tiene su epicentro en la antigua capital de la isla, Jogjakarta. Al igual que ocurre con el cristianismo, el islam sincretizó muchas costumbres y creencias locales en los países donde llegó, para así ser tolerable por la población convertida. El festival de Satu Suro celebra el año nuevo en el antiguo calendario javanés. También coincide con el primer día del mes Muharram en el calendario islámico.

La festividad de Satu Suro comienza durante la puesta de sol del día siguiente. Durante la festividad se llevan a cabo diferentes prácticas rituales. La primera y más importante es la meditación en silencio. Durante la meditación se analiza todo lo realizado el año que acaba y se hacen planes para el año siguiente. La meditación en Java suele hacerse en silencio, pero también existe una variante llamada Tapa Kungkum donde la meditación se realiza bajo el agua.

Resultado de imagen de Satu Suro java

La segunda parte del festival es la oración. Las oraciones se realizan en lugares sagrados pero muchas veces se realizan también en los cementerios, donde los javaneses rezan junto a sus antepasados durante toda la noche.

También se lleva a cabo este día el Ruwatan, un ritual para limpiar los lugares sagrados y las casas. El objetivo limpiar los espacios de malos espíritus y prepararlos para el año que entra.

Gawai Dayak

El festival Gawai Dayak se celebra en la isla de Borneo, tanto en Indonesia como en la parte de Malasia. El festival se celebra por la tribu Dayak la cual incluye a una gran cantidad de pueblos originarios de Borneo. Es una celebración anual de agradecimiento por la cosecha. Se celebra durante dos días, el 31 de mayo y el 1 de junio.

La festividad pretende dar gracias por la abundancia de la cosecha, por lo que la comida y la bebida son elementos fundamentales. El arroz, como en otras partes de Asia, es el ingrediente central. Para el Gawai Dayak se elabora un vino de arroz especial con el arroz recién cosechado llamado tuak. También se elaboran diferentes pastelillos a base de harina de arroz, miel y otros ingredientes. La mayoría de los alimentos que se sirven se cocinan en aceite, por lo que se conservan bien, algo muy conveniente en un festival que acarrea tantas preparaciones previas.

Resultado de imagen de dayak house

El siguiente paso es preparar el lugar para el festival. El Gawai Dayak es un día de encuentro, por lo que las casas tradicionales, largas cabañas de madera, se adecentan, se limpian y reparan si esto es necesario. También se coloca una gran mesa alargada a lo largo de la cabaña para poder acoger a los invitados.

En el día de la celebración, los Dayak recogen verduras frescas para elaborar el plato principal de la celebración, el Pansoh, una mezcla de carne, verduras y especias que se cocinan dentro de un tronco de bambú.

Resultado de imagen de pansoh

Finalmente la preparación del festival se completa con la vestimenta. Tanto hombres como mujeres visten el Nigepan, el traje tradicional de los Dayak. El traje implica la colocación de varias piezas de vestimenta bastante elaboradas y especialmente vistosas, lo cual infiere a la celebración un aire de solemnidad.

Resultado de imagen de nigepan borneo

Jumat Pon

La festividad de Jumat Pon es quizás la más extraña de la que he oído hablar en Indonesia. Oficialmente fue prohibida en el año 2014 por el gobierno regional de Java, pero todavía se lleva a cabo por los devotos. El Jumat Pon es una festividad sexual para honrar a al príncipe Pangeran Samudro, el cual se piensa está enterrado en el templo Gunung Kemukus en las montañas de Java junto con su madrastra Nyai Ontrowulan.

Resultado de imagen de Gunung Kemukus

Cabe decir que aunque nos pueda parecer extraño que existan rituales religiosos que impliquen la práctica del sexo, en la cultura grecorromana esto era bastante habitual. Tanto en Grecia como en Roma existían templos donde las mujeres se prostituían para agradar a los dioses o cuando se compraba una tierra de cultivo se llevaba a cabo la práctica sexual sobre ella para propiciar su fertilidad.

La historia detrás del ritual narra la huida del príncipe Gunung Kemukus junto con su madrastra Nyai Ontrowulan. Ambos mantenían una relación secreta y prohibida. cuando fueron descubiertos por el rey, se vieron forzados a escapar, refugiándose en la aldea de Soro. Allí fueron capturados por los aldeanos y asesinados en el lugar donde hoy en día se encuentra el santuario de Gunung Kemukus.

La práctica del Jumat Pon implica la práctica de relaciones sexuales entre desconocidos, aunque esas personas estén casadas. Al igual que la relación entre el príncipe y su madrastra, estas relaciones sexuales estarían prohibidas, pero se llevan a cabo en honor de los fallecidos.

Imagen relacionada

El festival dura un día entero. Por la mañana los devotos acuden al santuario donde rezan delante de la tumba del príncipe y su madrastra y dejan flores en señal de respeto. Después de las oraciones, los peregrinos deben lavarse ritualmente en una de las fuentes del santuario, preparando su cuerpo para el encuentro sexual posterior. Durante la tarde, los allí congregados buscan una pareja con la que mantener relaciones, las cuales se consumarán durante la noche.